miércoles, 13 de diciembre de 2017

De cero a un libro entero.

¡Hola a todos, escritores y lectores! 

Ya estamos a mitad de semana y por mi parte, me gustaría contaros que estoy preparando una Navidad diferente, ya que ahora estoy trabajando con los pies en el suelo y además disfrutaré de la visita de mi padre, a quien no veo desde hace unos 3 años.  El fin de semana compartiré con vosotros mi historia especial para estas fechas. ¡Espero que os guste!

Ahora voy a contaros lo que me ha traído hasta aquí, poco después del momento en el que tecleé el último punto.

¿Cómo pasar del blanco a una historia completa?

Siempre ha habido historias que rondaban mi mente, imágenes fugaces que pasan y que a veces permanecen el tiempo suficiente como para que pueda plasmarlas sobre el papel para compartirlas con vosotros.

La mayoría de vosotros conocéis mi historia, para los que no, os dejo aquí el enlace a la entrada que os dará más información sobre este universo.

No siempre fue así como lo conocéis, al principio llegaron algunos de ellos y ni por asomo su personalidad era como la que hoy presentan, al igual que tampoco lo eran sus objetivos o deseos. Con el paso del tiempo, el argumento y todos ellos fueron cambiando y mejorando hasta convertirse en lo que son hoy... Y en lo que van a ser cuando hayamos avanzado juntos un poco más.

Tengo que decir también que durante esos años, terminé la historia varias veces. Digo terminé porque aunque no escribiese nada más, sabía que esa versión no era la definitiva. Al quinto intento dije que sí, que esta era la versión que vería la luz. Durante esos años, la escritura y el crecimiento de mi mundo me ayudaron como apoyo emocional al pasar por una mala época, una etapa que ya puedo dar por zanjada.

Es una historia larga, por lo que debía pensar cómo quería que terminasen cada uno de los libros. Tenía claro cómo quería que fuera el segundo, aunque para el primero y el tercero no terminaba de fraguar una idea que fuese suficiente... Hasta que un día, de repente, lo vi claro. Supe que el primer libro tenía que terminar con ese mensaje. (¡No voy a hacer spoiler!). 

Cuando el agujero negro cambia y se vuelve blanco.

El bloqueo del escritor me golpea bastante a menudo. Como podéis deducir por su nombre, se trata de una condición que afecta normalmente a escritores, aunque puede decirse también cualquier autor creativo, que imposibilita o retrasa la creación de cualquier material, llegando a durar algunos días o puede que largos años. No está claro por qué ocurre, puede deberse a problemas personales, como a falta de inspiración o incluso a distracciones.

Mi primer bloqueo me venció durante 2 largos años y no fue hasta que empecé a volar que las ideas volvieron a oxigenarse en mi cerebro y aterrizaron en el papel. Ya os he dicho varias veces que el NaNo me ayudó a darle ese empujón que le hacía falta y así es como llena de orgullo puedo decir que la novela cumple un año (y un poquito más) de vida.

Para romper esta barrera que nos impide alcanzar nuestro objetivo, yo os recomendaría que desconectaseis Internet mientras escribís y con esto también me refiero al Whatsapp. También me ha ayudado escaletar al máximo y saber cómo quiero que ocurran los hechos... Aunque es cierto que muchas veces dejo que la historia continúe sola. Además de todo esto, para aprovechar los tiempos muertos, como el autobús o las esperas, una libretita para anotar ideas ayuda bastante. Y sobretodo leer (¡leer mucho!). Para escribir es muy necesario leer hasta el infinito. Tened confianza en vuestra historia y no desfallezcáis.

¡Primera imagen de una lectora dando amor!

En una próxima entrada os hablaré de cómo han sido estos meses en Amazon, pues si recordáis, estuve pensando durante mucho tiempo qué era lo mejor que podía hacer y al final decidí saltar a la autopublicación.  Me gustaría compartir con vosotros mi experiencia con ellos.

Espero que mi experiencia os haya servido en algo. ¿Alguno de vosotros está pasando por lo mismo o puede darnos algún consejo?   ¡Espero vuestros comentarios!

domingo, 26 de noviembre de 2017

Última semana y reflexiones sobre el NaNoWriMo

¡Hola escritores!


Resultado de imagen de nanowrimo
Lamento haber estado tan ausente estas semanas, pero prometo que volveré a estar aquí una vez cada 7 días (¡mínimo!). Hoy os traigo una entrada en la que me gustaría compartir con vosotros cómo han sido para mí estas semanas del NaNo y a lo que me enfrento ahora que ya termina.


Para los que no conozcáis lo que es este reto os dejo un enlace en el que encontraréis más información.

Tengo que decir con gran pesar que no he ganado esta edición del NaNoWriMo 2017. He sufrido muchos cambios de programación y no he conseguido adaptarme lo suficientemente rápido a ello para escribir mi historia regularmente. Por suerte, puedo decir que lo que he conseguido plasmar en el papel es fruto de un buen trabajo y que me permite no precipitarme a las 50,000 palabras sin calidad.

Sobre la historia.


Resultado de imagen de escribir

Ahora bien, también puedo adelantar que la segunda parte de "El elegido para morir" está rodando y avanzando rápidamente. Ya estoy un poco más centrada con mi nuevo horario e intentaré darle un último empujón estos días que quedan por terminar el mes, de este modo, quién sabe... Tal vez pueda acercarme al objetivo y avanzar en la historia. Tengo varios capítulos cerrados y los huecos son más bien pocos, todos salvables en cuanto pueda lanzarme sobre ellos para completarlos, muchos puede que vayan cerrándose solos tan solo con la ayuda del resto del argumento.

Quiero decirles a todas los escritores que, como yo, no han conseguido terminar el NaNo con el contador en positivo que no se preocupen, este reto nos acerca a nuestra historia y nos permite sacar tiempo y ganas para realizar una de nuestras pasiones. Lo que importa es que continuemos, ya sea noviembre, diciembre, enero o febrero. 

¡Tenemos que seguir escribiendo!

¿Cómo han sido para vosotros estas semanas de reto? ¡Dejadme vuestras vivencias y comentarios para que podamos compartir frustración y consejos! ¡Besos a todos!